Sobre nosotros

Ksual3D nace de forma fortuita cuando intentábamos suplir una necesidad de decoración.

Nuestra actividad principal estaba centrada en la gestión de apartamentos para uso turístico y dentro de este ámbito desarrollábamos, en algunos casos, lo que se conoce como “home staging”. Hoy en día, el concepto de home staging está muy extendido, aunque sus orígenes se remontan a los años setenta en Estados Unidos de América para potenciar y hacer más atractiva la venta de viviendas. Para nuestra actividad, es un concepto primordial para la captación de reservas.

Básicamente, home staging, se basa en vestir una vivienda para que su visita o visualización por fotografías de un anuncio sea lo más atractiva posible para el posible comprador. Puedes ser el mejor fotógrafo del mundo, pero si no aplicas este concepto a tus proyectos, los resultados pueden llegar a ser muy pobres y poco atractivos.

Apartamento de una habitación justo en el momento que nos lo entregó el dueño. Después de hacer un estudio de home staging, decidimos aplicar varios de los conceptos para hacer profundas modificaciones en todo su interior

Otra instantánea tomada desde la misma posición que la anterior en la que se visualiza el estado después de la aportación del estudio de home stanging. Se cambiaron muebles, iluminación, distribución y decoración, hasta darle un aspecto más cómodo y cálido.

Pero volviendo a nuestra historia, resulta que siempre nos encontrábamos con el mismo problema a la hora de decorar paredes. La premisa de este tipo de viviendas es aplicar el concepto de home staging sin perder de vista la premisa que más les importa a nuestros clientes –principalmente inversores-; el presupuesto. Al final, la decoración que básicamente utilizábamos para las paredes se reducía a unas cuentas láminas de fotografías, que es su caso era lo más económico a lo que podíamos optar.

Tenemos un buen cliente que ha confiado plenamente en nosotros a la hora de gestionar varios apartamentos de su propiedad y en el último apartamento que preparamos para él nos comentó que intentáramos cambiar la decoración de la pared sobre el sofá sin perder de vista el presupuesto. En este momento empezamos a hacer una investigación profunda de los costes de las distintas opciones de decoración que podríamos utilizar que vistieran la pared con determinación y a su vez, estuviera dentro de un presupuesto ajustado.

Fueron varias las opciones como la utilización de vinilos; ya los habíamos utilizado en varios casos, pero el resultado no fue lo esperado: se complicaba la instalación, dependiendo del acabado de la pared, se despegaban, …

Después estudiamos algo que estaba más de moda; baldas o estanterías con cuadros apoyados de diferentes medidas, pero ni utilizando los materiales más económicos, conseguíamos estar dentro de un presupuesto lógico.

Seguimos estudiando más posibilidades como estanterías de suelo a techo, franjas de papel pintado, composiciones con telas, incluso mantuvimos contacto con un ilustrador de la zona para que dibujara y pintara las paredes, pero desgraciadamente todas estas alternativas se encarecían demasiado o eran poco prácticas.

En ese momento, estábamos en un punto muerto y cuando estábamos a punto de tirar la toalla, empezamos a darle vueltas a la cabeza pensando en utilizar una impresora 3D de habíamos adquirido unos meses antes, con la intención de indagar y familiarizarnos con este mundo. Habíamos visto algún tipo de impresiones para ponerlas en la pared, pero eran muy pequeñas por la limitación que tienen este tipo de impresoras. Necesitábamos cubrir grandes superficies dándole a la decoración personalidad y protagonismo dentro de la sala.

Fue entonces cuando nos topamos con la silueta de la Salamanquesa de Gaudí. Era exactamente lo que queríamos para decorar la pared por encima del sofá, pero nuestra necesidad era de cubrir una superficie de dos metros de ancho por un metro de alto. Debido a las limitaciones de tamaño de las impresiones en 3D, estudiamos varias posibilidades para convertir la idea en una realidad y fue entonces cuando se nos ocurrió imprimirlo por piezas. Lo teníamos. Imprimimos varios prototipos y ¿cuál fue nuestra sorpresa? Que estábamos dentro de un presupuesto ajustado.

Impresoras 3D destinadas a la fabricación de conjuntos para decorar paredes

En ese momento, nos dimos cuenta que podíamos ofrecer este tipo de productos al mundo y a partir de ahí, estudiamos todas las posibilidades reales para que fuera fácil de instalar sin hacer agujeros ni usar productos dañinos. De esta forma, podríamos suplir un nicho de mercado un sistema original, llamativo, comprometido con el medio ambiente, reutilizable y económico en comparación con otras alternativas.

Desde entonces, hemos trabajado en implantar una granja de impresoras 3D, seguimos trabajando en nuevos conjuntos con la ilusión de abarcar todas las temáticas posibles y estamos experimentando en nuevos sistemas y soluciones, porque las posibilidades que nos brinda el mundo de la impresión en 3D es infinita.